Tusity

22 Mar , 2022 - coworking

Allá por la década de los 70, el artista Luis Aguilé cantaba “es una lata el trabajar, todos los días te tienes que levantar”. No sabemos si Aguilé era muy madrugador o si no le gustaba su trabajo, pero por aquel entonces nadie se preguntaba qué es el coworking porque era una realidad todavía impensable. 

Bueno, para ser sinceros, mucha gente hoy en día tampoco tiene del todo claro en qué consiste esta forma de trabajar. 

¿Un coworking solo es un espacio para trabajar? 🤔 ¿Es como una oficina pero con gente que trabaja para diferentes empresas? ¿Solo hay autónomos y emprendedores? 

No te detengas y sigue leyendo si alguna vez te has preguntado: ¿Coworking? ¿Eso qué es?

Luis Aguilé cantando «Es una lata el trabajar»

¿Qué es el coworking? 

La forma de trabajar ha evolucionado mucho desde que Luis Aguilé cantase por primera vez Es una lata el trabajar

Si antes lo más habitual era trabajar en una misma empresa prácticamente toda la vida y hacerlo desde una oficina, hoy en día predominan los profesionales autónomos y también las personas que trabajan en remoto

A diario millones de personas necesitan únicamente ordenador y conexión a Internet para realizar su trabajo, lo que les permite poder trabajar desde cualquier lugar del mundo. Sí, también tumbados desde la cama o el sofá aunque no sea lo mejor para la espalda. 

Pero hay quien no le gusta trabajar desde casa o no tiene espacio suficiente para hacerlo. A otras personas les gusta socializar en las horas de trabajo y tener compañeros. Y el coworking es un poco una mezcla de todos estos escenarios. 

Por eso la pregunta sobre qué es el coworking tiene una respuesta clara: un coworking es un espacio u oficina compartida en la que trabajan nómadas digitales, autónomos, trabajadores en remoto o empresarios.

Hasta aquí es fácil de entender, ¿verdad? 

Alemania y Estados Unidos: el origen de los espacios de trabajo colaborativos

Como todo en esta vida, hay dos versiones sobre dónde surgieron los primeros coworking. 

La versión más popular sostiene que este concepto nació en 2006 en San Francisco de la mano de un ingeniero y desarrollador de software llamado Brad Neuberg. Creó un espacio de trabajo compartido en el que dos días a la semana se ofrecía wifi gratis, masajes, paseos en bicicleta, etc. 

Otra versión sobre el origen de los coworking nos lleva a dar un salto en el tiempo y el espacio para aterrizar en el año 1995 en Berlín. Al parecer, en la capital alemana se abrió uno de los primeros hacerkspaces, es decir, una especie de coworking centrado en personas con intereses en tecnología, ciencia, electrónica, etc. 

¿Cómo funciona un coworking?

Uno de los aspectos más atractivos de poder trabajar en un coworking es el hecho de conectar con otras personas y establecer vínculos no solo profesionales, también personales

En un coworking podemos encontrar todo tipo de perfiles: programadores, especialistas en marketing, consultores, periodistas, emprendedores, diseñadores, psicólogos, etc. 

Y esa amalgama de profesionales independientes convierte a los espacios coworking en lugares diversos y enriquecedores donde trabajar a gusto y estando en contacto con otras personas de las que aprender y con las que compartir intereses o crear redes de contactos. 

Pero, bueno, tampoco te pienses que trabajar en un coworking implica que pases más tiempo haciendo de relaciones públicas que trabajando. ¡Para nada! 

Aunque la esencia del coworking es el trabajo colaborativo, la realidad es que funciona de una forma muy sencilla: tienes un espacio en el que puedes trabajar a tu ritmo, con todas las necesidades básicas de una oficina y, además, con la oportunidad de compartir experiencias, conversaciones y negocios cuando quieras, cómo quieras y con quien quieras. 

Precisamente por ello, la mayoría de coworking, además de escritorios personales o compartidos, sala de reuniones, etc, también cuentan con zonas comunes como cafetería, lounge, sala de juegos, etc. Todo ello para crear ambientes donde conversar, entablar amistad… en definitiva, conectar. 

Tipos de espacios y oficinas en coworking

Aunque la mayoría de coworkings suelen estar abiertos a todo tipo de público, es cierto que son los profesionales independientes, emprendedores o trabajadores en remoto quienes más acuden a estos espacios de trabajo colaborativo. 

Los coworkers suelen necesitar únicamente ordenador y buena conexión a Internet para trabajar. Por eso los coworkings son para ellos espacios más cómodos que trabajar en casa, más económicos que alquilar una oficina privada y donde, además, sentirse más acompañados que trabajando en soledad. 

En cualquier caso, lo más habitual es que un coworking tenga:

Ventajas del coworking

A estas alturas del post más o menos puedes hacerte una idea de las ventajas que tiene trabajar en un coworking. Si no fuera un modelo de trabajo con grandes beneficios se habría convertido en una tendencia pasajera. Sin embargo, la realidad es que cada día hay más coworkings en todo el mundo. 

A finales de 2019, según datos de Global Coworking Survey, había más de 22.000 espacios coworking alrededor del mundo. Y con el aumento de trabajadores en remoto que ha provocado la pandemia del coronavirus, es probable que hoy en día haya aún más coworkings.  

Pero… ¿Cuáles son las verdaderas ventajas de compartir oficina? Sigue leyendo para saberlo y valorar si trabajar en un coworking es una buena opción para ti. 

Para empezar, trabajar en un coworking es mucho más que dejar de trabajar desde casa en chándal o en pijama. Cuando trabajas en un coworking…

1. Puedes crear sinergias y hacer networking con otros coworkers y profesionales

Seréis como una pequeña familia laboral, una comunidad de trabajadores, cada uno con sus propias necesidades y proyectos pero dispuestos a hacer piña, trabajar juntos y aprender unos de otros. 

2. Aumentas tu productividad

¿Cuántas veces en los últimos años has dejado de trabajar 5 minutos para poner la lavadora y has acabado haciendo mil faenas más de casa? Sí, trabajar desde casa tiene sus ventajas, pero también es más fácil distraernos y que seamos menos productivos. 

3. Mejoras la imagen de tu negocio o proyecto 

En un coworking tienes la oportunidad de recibir a potenciales clientes, inversores o proveedores en una oficina o entorno profesional.

4. Dispones de todos los servicios básicos de una oficina

Conexión a Internet, impresora, baño, cafetería, material de oficina, etc. En los coworking más modernos incluso es posible que te encuentres con una sala de juego para desconectar dando rienda suelta a tu lado más gamer.

5. Formas parte de una comunidad y cultura colaborativa

El contacto diario con otros coworkers propicia las relaciones sociales y que disfrutes más del trabajo haciendo nuevas amistades. 

6. Tienes mayor libertad y flexibilidad

Tú decides donde trabajar, cuándo, cómo y si quieres hacerlo solo o en compañía. 

7. Estás rodeado de nómadas digitales, emprendedores y otros expertos

Una de las mayores ventajas de un coworking es la posibilidad de tener a tu alcance un ecosistema de creatividad, colaboración e innovación.

8. Es más fácil separar vida personal y laboral

¿Cuántas veces, trabajando desde casa, has cogido el ordenador por la noche “un ratito” y te has pasado un par de horas dándole a la tecla? 

Trabajando en un coworking puedes poner límites a la jornada laboral con horario de inicio y fin. 

Recuerda que trabajar más no te hace mejor trabajador, pero estar descansado y tener fuerza y energía sí que te hace más productivo y te ayuda a tener una rutina.   

9. Ahorras más tiempo y dinero 

Si tuvieras una oficina propia también tendrías que pensar en la limpieza, el mantenimiento, controlar las facturas de proveedores, etc. 

10. Mejorar tu formación

Muchos coworkings, más allá de los servicios básicos de una oficina, también celebran eventos, seminarios, talleres, etc. Por lo que es una oportunidad de estar actualizado de forma constante, mejorando tu formación y experiencia. 

Coworking en Las Palmas de Gran Canaria

Escoger un espacio de coworking no es una decisión baladí. Algunos aspectos en los que te recomendamos fijarte son:

En Tusity disponemos en la actualidad de dos espacios coworking en Las Palmas de Gran Canaria: Tusity ONE y Tusity WOW. 

Tusity ONE (Calle La Naval, 148)

Tusity ONE es un coworking boutique con capacidad para un máximo de 20 personas. Escoge tu mesa personal o compartida y disfruta de un espacio de trabajo tranquilo y en calma, sin ruidos y con acceso a internet de alta velocidad, impresora, baño y cafetería. También disponemos de sala de reuniones o tener una oficina privada. 

Además, cuando acabes de trabajar puedes llegar caminando a la Playa de las Canteras y disfrutar del mejor clima, el sol y el mar para desconectar. 

Mesa de trabajo en Tusity ONE

Tusity WOW (Calle Pelayo, 10)

Tusity WOW está pensado para coworkers que buscan un entorno de trabajo más grande y en el que entrar en contacto con más personas para hacer networking. Disponemos de mesas personales o compartidas, cafetería, zona de juegos, lounge, etc. 

En Tusity WOW tendrás acceso a todos los servicios básicos de un coworking: internet, impresora, sala de reuniones, etc. Pero además, también podrías disfrutar de nuestra increíble rooftop si deseas trabajar disfrutando de los rayos de sol y el buen clima que caracteriza a Las Palmas de Gran Canaria. 

Contacta con nosotros para más información sobre Tusity ONE y Tusity WOW y reservar tu espacio en nuestros coworking. Por cierto, también puedes venir a probarlo gratis un día. 

Si eres nómada digital o acabas de llegar a la isla y también buscas alojamiento, en Tusity tenemos apartamentos coliving ubicados en el mismo edificio que nuestros coworkings, con la comodidad que supone tener vivienda y oficina en el mismo lugar, pero separados, para que puedas conciliar vida personal y laboral con total facilidad. 

Además, nuestros alojamientos se pueden reservar por días, semanas o meses para que disfrutes de tu estancia en Las Palmas de Gran Canarias con total felxibilidad e independencia.

Tag: