Tusity

10 May , 2022 - emprendedores, nómadas digitales

¿Qué tienen en común Steve Jobs, Marie Curie, Jeff Bezos y Coco Chanel? Quizás te parece que son personajes muy dispares, pero todos ellos comparten cualidades de un emprendedor que, sin duda, les han ayudado a hacer historia. 

Para alcanzar el éxito en un proyecto o negocio hace falta mucho más que una buena idea. Independientemente de si te dedicas a la moda, la inteligencia artificial o el sector de la hostelería, hay algunos aspectos intangibles que también marcan el devenir de un proyecto. 

Algunas de las características del emprendedor son más que evidentes. Por ejemplo, son personas curiosas y observadoras. Además, tienen la capacidad de detectar un problema o necesidad y encontrar las ideas para solucionarlas. 

Pero eso no es todo.

Si tú también tienes un sueño en mente o un proyecto entre manos y te sientes perdido o crees que necesitas trabajar en tus aptitudes para mejorar, sigue leyendo para descubrir cuáles son las características del emprendedor que te ayudarán a estar más cerca del éxito.  

Las 10 cualidades de un emprendedor

Crear un negocio o afrontar nuevos retos requiere salir de la zona de confort y trabajar alineado con una serie de valores, actitudes y cualidades. Es parte del proceso de desarrollo de una idea o negocio para que se convierta en un proyecto a largo plazo.  

Por nuestra propia experiencia y por el contacto que tenemos con nómadas digitales y emprendedores en nuestros coworking en Las Palmas de Gran Canaria, hemos elaborado un listado con las principales cualidades del emprendedor. 

Creatividad e innovación

Esta es una de las características personales del emprendedor que le diferencia de cualquier otro tipo de empresario. 

Montar una versión mejorada de un negocio que ya existe es infinitamente más fácil que tener una idea revolucionaria y diferente.

Creatividad e innovación van de la mano y son dos cualidades que interfieren no solo en la capacidad de una persona para generar ideas y resolver problemas sino a todo el proceso de negocio

Salirse de lo establecido, no tener límites e ir más allá de las normas son algunas de las características que definen a las personas emprendedoras. 

Pasión

Quizás te suene a tópico, pero cuando las cosas se hacen con motivación y pasión, se llega más lejos. 

El camino de los emprendedores está lleno de altibajos y obstáculos que pueden tirar por la borda el proyecto si no hay suficiente motivación. 

Solo alguien que siente verdadera pasión por lo que hace es capaz de mantener el esfuerzo, la perseverancia y la dedicación incondicional que requiere poner en marcha y escalar un proyecto o negocio

En definitiva, un emprendedor con éxito siente pasión y entusiasmo por sus ideas y proyectos, lo que le ayuda a superar las adversidades y retos con determinación. 

La pasión y motivación son características innatas en los emprendedores / Imagen de Ian Schneider

Una visión estratégica

Para que las ideas sean exitosas hay que pensar en ellas de una forma estratégica. 

Es común entre emprendedores y nómadas digitales hablar de “aterrizar las ideas”, lo que significa establecer un plan de acción, con objetivos claros y tareas concretas.

En primer lugar, ser analítico y visualizar un proyecto o negocio de forma estratégica es el primer paso para cumplir con las metas que te marques. En segundo lugar, también es importante tener un poco de olfato, ver más allá de la superficie e identificar las necesidades y tendencias del mercado. 

Por todo lo mencionado, podemos decir que la visión estratégica es una de las características del emprendedor de éxito porque le permite convertir una idea en un proyecto empresarial

Paciencia y perseverancia

Nada de lo anterior será sin un ingrediente básico: la paciencia. Un negocio de éxito se cuece a fuego lento. De hecho, es habitual entre los emprendedores más exitosos haber experimentado también el fracaso

La paciencia es una cualidad del emprendedor que va de la mano de la perseverancia. Es lo que ayuda al emprendedor a mantener el foco y la cabeza fría para cumplir con sus metas. 

Por eso nuestro mejor consejo cuando vengan mal dadas en tu negocio es: ¡respira hondo y ten paciencia! Empieza de nuevo, con perseverancia y tenacidad. 

Recuerda que la mayoría de negocios requieren entre uno y tres años para consolidarse y empezar a ver sus beneficios. 

Confianza 

Tener una confianza total y absoluta en tu idea o proyecto de negocio es imprescindible para llegar a buen puerto. Especialmente cuando, por ejemplo, estás en reuniones con inversores o potenciales clientes. 

Una persona dudosa o sin unos objetivos y una visión estratégica clara tendrá más dificultades para hacer ver al resto que su idea de negocio será exitosa. Por eso, confía en ti mismo, confía en tus ideas y tu visión y estarás transmitiendo seguridad y lograrás que las personas de tu alrededor y clientes también la sientan. 

Liderazgo

Cuando el proyecto ya está en marcha y cuenta con un equipo de personas detrás, el emprendedor asume también el rol de líder. 

Si la motivación personal y la pasión es una herramienta vital para que un proyecto prospere, el líder también debe tener la capacidad de motivar a su equipo y ejercer como guía.

La función de un líder va más allá de dar órdenes. Es una persona empática, con carisma y habilidades de comunicación para empoderar al equipo. 

En conclusión, el liderazgo requiere trabajo en equipo, escuchar, motivar, tener en cuenta las opiniones del resto y valorar el talento ajeno. Se trata de crear una conexión humana para crear un entorno de trabajo óptimo en el que todo el equipo trabaje en la misma dirección.   

Un líder tiene la capacidad de gestionar un equipo, transmitirle su entusiasmo y motivarlo / Imagen de Jason Goodman

Ser receptivo

Aunque una de las cosas que debe hacer el emprendedor es tener confianza en sí mismo, también debe mantener una mentalidad abierta. 

En el camino del emprendimiento, cada día es un nuevo aprendizaje. Ser receptivo y estar abierto las críticas constructivas que nos hagan los demás siempre será un punto a favor. 

En este sentido, también es recomendable adoptar una actitud abierta, positiva y dialogante en las reuniones, escuchando a la otra parte e intentando conectar. Esto te ayudará en cualquier proceso del negocio, ya sea con inversores o clientes o con tu equipo. 

Empatía

Otra de las cualidades personales del emprendedor es la empatía. Está muy ligada al hecho de ser receptivo y consiste en ponerte en el lugar de los otros para conectar con ellos y crear vínculos, especialmente con tus clientes. 

De hecho, toda idea de negocio parte del ejercicio de ser empático. Cuando detectas una necesidad y propones una solución estás conectando con el problema de una persona para ayudarle a conseguir lo que desea. 

Por otra parte, ser empático no solo te ayudará a conectar con el cliente, también con tu equipo y colaboradores, haciéndoles que se sientan a gusto trabajando contigo, que confíen en ti y te consideren un verdadero líder. 

En definitiva, los emprendedores que quieren llegar lejos deben dejar su ego a un lado y pensar más en los demás, qué ofrecerles y cómo ayudarles.

Decisión y asertividad

Una parte vital de la puesta en marcha de cualquier negocio emprendedor es la toma de decisiones, para la que hay que tener en cuenta varios factores. 

En primer lugar, para tomar decisiones acertadas hay que ser objetivo y analítico. Tener un pensamiento crítico y racional, analizar siempre las ventajas y desventajas, partir de una visión estratégica y unos objetivos claros te ayudarán a tomar decisiones que te acerquen el éxito. 

En segundo lugar, cuando tomes decisiones, hazlo con determinación, sin dudas ni límites o miedos. Nadie sabe a ciencia cierta cómo convertirse en emprendedor y llevar un negocio, pero asumir con determinación que el camino estará repleto de altibajos y caídas te ayudará a mantenerte en pie y ser constante. 

La toma de decisiones forma parte del día a día del emprendeor / Imagen de Dylan Gillis

Responsabilidad

Por último, si quieres que cualquier proyecto o negocio sea exitoso… tómatelo en serio desde el principio. 

Trabaja en todas las cualidades del emprendedor que hemos mencionado a lo largo de este artículo, asume responsabilidad con tus clientes, socios, inversores, proveedores y también con tu equipo.

Pero también es importante ser responsable contigo mismo y tu salud. La mayoría de emprendedores reconoce el desgaste físico y mental que supone convertir una idea en un negocio que de sus frutos y sea exitoso. 

A menudo ser emprendedor significa trabajar más horas que un reloj, dedicar más tiempo a tu proyecto y desatender otras facetas de tu vida. En este sentido, acepta que es algo temporal, pero no renuncies a momentos de ocio y de descanso porque te permitirán recuperar fuerzas y energía para seguir trabajando en tus metas. 

Ahora que ya sabes cuáles son las cualidades de un emprendedor… ¡ponlas en práctica!

Y recuerda que los mejores emprendedores nunca desisten, siempre se mantienen con los ojos y la mente bien abierta y son personas dispuestas a escuchar y aprender de los demás. 

Partiendo de esta base será más fácil hacer realidad la idea que tienes en mente. ¡Suerte!

Tag: